Dicen que el karma llega cuando menos te lo esperas y Simon Leviev, preferible distinguido igual que el “estafador sobre Tinder”